10 cosas que aprendimos del Shape Experience con César Farías

Abr 24, 2017 |

Una de las actividades más enriquecedoras del Global Shapers Hub La Paz es el Shape Experience, actividad donde tenemos la oportunidad de “reunirnos”, en un ambiente bastante casual y amigable, con líderes destacados en el país para que puedan compartirnos sus historias y transmitirnos sus lecciones.

En esta oportunidad conocimos a César Farías, el actual director técnico de The Strongest, quien consiguió con este equipo el campeonato del Torneo Apertura 2016 del fútbol boliviano.

La noche del 20 de abril cenamos con César, con Manuel Llorens (psicólogo del equipo y asistente del profesor Farías desde hace más de 20 años), Fabián Mendoza (director de la agencia 360invictus y personaje fundamental en las gestiones para que César Farías llegue a Bolivia) y Walter Roque (periodista deportivo con un amplio recorrido en medios venezolanos e internacionales). La charla fue muy entretenida y amena, César es sin duda una persona llena de lecciones y experiencias que compartiremos con ustedes en este artículo.

Perfil de César Farías

César Farías nació el 7 de marzo de 1973 en Güiria, Venezuela. Después de tener una breve carrera como jugador de fútbol, decidió muy joven dejar su carrera como futbolista para ser entrenador.

A lo largo de su carrera como entrenador ha dirigido varios clubes venezolanos: Nueva Cádiz, Zulianos, Trujillanos, Deportivo Táchira, Mineros de Guayana y Deportivo Anzoátegui.

Fue también técnico de la selección venezolana de fútbol durante las eliminatorias de los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 y clasificó a la selección sub 20 de este país a la copa mundial de Egipto 2009.

Fuera de su país dirigió al Xolos de Tijuana, al NorthEast de India, al Cerro Porteño de Paraguay y actualmente al The Strongest de Bolivia.

Uno de los punto más altos de su carrera fue la Copa América Argentina 2011, donde consiguió un histórico cuarto lugar con el seleccionado venezolano. Otro momento destacable es su primer título en primera división, con el The Strongest en el Torneo Apertura 2016 del fútbol boliviano.

Lecciones

1. Uno aprende de los fracasos

Dos semanas antes, su equipo The Strongest perdió un partido contra su clásico rival Bolívar por 4 goles a 1. Después del partido César dijo: “Hay que levantar la cabeza y mirar hacia adelante. Cuando uno pierde es cuando más aprende”.

Fracasar es inevitable, sobre todo cuando se intentan cosas que nunca se hicieron antes. César nos aconseja que debemos aprovechar estas situaciones y obtener de ellas todas las lecciones que podemos.

Cesar recuerda con mucho cariño a Lino Alonso, su asistente fallecido la semana pasada, cuando César era muy joven y estaba empezando su carrera Lino le dijo “hasta ahora todo te tocó fácil, vas a saber que estás listo para ser un gran entrenador cuando pierdas cuatro o cinco partidos seguidos y puedas levantarte, no antes”.

2. Una vida de éxito significa una vida de sacrificios, tienes que estar dispuesto a dejar algunas cosas de lado para conseguir lo que quieres

Cuando el profesor Farías era muy joven y aún no era “el profesor” recibía muchas críticas de su círculo social por su elección de vida. “Las muchachas de mi edad me trataban como un vago y se burlaban de mis ganas de ser entrenador de fútbol, pero yo estaba seguro de lo que quería y  de estar en el camino correcto, nunca tengan miedo de ser diferentes”. Cuando uno piensa en la carrera de César se le viene a la mente que es una persona con bastante dinero, que es el técnico mejor pagado del país y que tiene una vida sin grandes problemas financieros, lo que nadie piensa es que para llegar donde está tuvo que pasar por muchas situaciones difíciles y realizar muchos sacrificios. “Desde que decidí ser entrenador hasta el primer sueldo que recibí pasaron 10 años, 10 años sin recibir un solo dólar, ni un bolívar, ahora soy un técnico muy bien pagado, pero esto no fue siempre así”:

3. Todo depende del cristal con que lo mires

Cesar compartió con nosotros una pequeña historia con un mensaje muy profundo:

“Dos empresas de zapatos envían cada una a un ejecutivo al África a estudiar el mercado; el trabajador de la primera empresa, apenas llega al África llama a su gerente y preocupado le dice, ‘jefe tengo malas noticias, aquí nadie usa zapatos, no tenemos a quien vender nuestros productos!’. El ejecutivo de la segunda empresa al llegar al África y observar la misma situación que el ejecutivo de la otra empresa, llama también a su jefe y le dice ‘jefe! Nos sacamos la lotería. Aquí nadie usa zapatos, podemos venderle zapatos a todo el mundo!”.

4. No busques ídolos, busca mentores

Cuando le preguntamos a César que entrenadores admiraba e idolatraba el nos respondió: “Yo no tengo ídolos, desde muy joven me di cuenta que tener un ídolo lejano, una persona que uno admira pero con la cual no tiene contacto directo no es tan útil como tener un mentor, una persona con la que uno pueda compartir el tiempo, una persona que esté dispuesta a enseñarte, a hacerte notar los errores que tienes y por qué no alguien que esté también dispuesto a aprender de ti para que puedan crecer juntos. Afortunadamente yo encontré ese alguien desde muy joven (en referencia a Lino Alonso)”.

5. Aprovechar el tiempo

El recurso más valioso que tenemos como personas es el tiempo, nuestras vidas son cortas y nuestro tiempo es limitado. César, desde muy joven, se dio cuenta de esto y decidió aprovechar cada minuto de su tiempo para ser una mejor persona. “Me puse a pensar en todo el tiempo que uno pasa transportándose de un lugar al otro, unas 400 o 600 horas al año. Yo decidí aprovechar ese tiempo escuchando audio libros, escuché a Bryan Tracy que decía que ‘debes convertir a tu automóvil en una universidad andante´ y eso fue lo que hice, siempre que estoy transportándome aprovecho el tiempo para escuchar un audio libro”. Escuchar audio libros es una opción , pero no la única, cuando pasamos tiempo en viajando de un lugar al otro, si es que no vamos conduciendo, podemos aprovechar el tiempo también para leer libros o artículos. Lo importante es no dejar que el tiempo pase sin aprovecharlo.

6. Jugar aprovechando tus fortalezas

Todos nosotros tenemos puntos fuertes y puntos débiles, somos mejores en algunas cosas que en otras y debemos concentrarnos en intentar aprovechar al máximo nuestras fortalezas e intentar desenvolvernos en ambientes que favorezcan aquellas habilidades que son nuestros puntos fuertes. César es consciente de que los equipos paceños tienen una ventaja importante gracias a la altura, sobre todo en partidos internacionales. “Cuando llegué a Bolivia me di cuenta que los equipos bolivianos no aprovechaban al máximo esta ventaja (altura), jugaban de una forma muy lenta y muy pausada, demoraban demasiado en poner la pelota en juego cuando esta salía o se cobraba una falta. Uno tiene que aprovechar al máximo las ventajas que tiene, por eso buscamos ahora que el juego se pause lo menos posible, buscamos no darle ni un segundo a los rivales para que respiren”.

7. Leer, leer y leer

A lo largo de nuestra charla con César fue bastante evidente que él es una persona muy bien leída, constantemente hace referencias a cosas que aprendió de algunos autores y los cita con frecuencia. “la lectura es algo muy importante, yo leo todos los días”.

Le pedimos a César que nos recomiende tres libros, nos sugirió estos:

  • Cualquiera de Malcolm Gladwell, sobre todo ‘Outliers’ (‘Fueras de Serie’ en español). El libro explica a detalle la regla de las 10.000 horas (para ser una persona excepcional en tu campo debes pasar 10.000 horas practicándolo de manera intencionada y consciente).
  • ´Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva´ de Steven Covey
  • ´Mindset: The new psychology of success´ (´Mindset: La actitud del éxito´ en español) de Carol Dweck; este es el libro favorito de Cesar. Él hizo varias referencias a este libro durante nuestra charla.

8. Lo “invisible” es más importante que lo “visible”

En el fútbol existen muchos factores que son bastante aparentes cuando uno ve un partido, por ejemplo que jugadores juegan, su estado físico, que sistema utilizan. Sin embargo existen muchos factores que no son aparentes y que influyen demasiado en el desempeño de un equipo. “Hay que pensar que hay muchas cosas detrás del desempeño de los jugadores, los jugadores son personas y tienen los mismos deseos y necesidades que cualquier persona, por eso trabajamos bastante en el aspecto psicológico y en enfocarnos de que puedan estar cómodos para tener un buen desempeño”. Cesar resalta que es muy importante considerar el factor humano de un equipo y se esfuerza para que los jugadores estén cómodos en todos los aspectos de su vida, que tengan un lugar cómodo para entrenar, que tengan una situación financiera cómoda, que tengan un buen seguro de salud y otros factores que si bien no influyen de manera directa, por lo menos eso no es lo que parece, si influyen demasiado en el desempeño de un equipo de fútbol y de cualquier grupo de personas

9. Sé consciente de tu valor y hazlo respetar

Muchas veces tenemos dudas sobre cual es el valor de nuestro trabajo, tenemos miedo de pedir el dinero y el reconocimiento que creemos que merecemos porque pensamos que estamos apuntando demasiado alto. Cuando postulamos a algún trabajo intentamos pensar en una pretensión salarial razonable y no en lo que realmente pensamos que valemos. César nos dio un consejo muy directo respecto a este problema, “cuando me ofrecen trabajar en algún equipo siempre pongo yo el precio por mi trabajo, cuando uno es bueno y sabe lo que vale, no tiene que tener miedo de pedir lo que le corresponde”.

10. Muchas de nuestras limitaciones son auto-impuestas

Nuestra parte favorita de la charla fue cuando César nos compartió una analogía muy interesante que explica la naturaleza de la mayoría de nuestras limitaciones.

“Cuando viajé a India y vi en el zoológico un elefante enorme, amarrado con una cadena muy pequeña a un poste me puse a pensar porqué el elefante no la rompía y escapaba. Luego leí y entendí que lo que pasa con los elefantes es que están atados con esa cadena desde que son muy pequeños, en ese momento intentan romper la cadena y no pueden hacerlo, entonces nunca más en su vida lo intentan y siendo ya bastante grandes y fuertes quedan amarrados a un poste con una cadena que podrían romper fácilmente sin ningún esfuerzo”. Muchas de nuestras limitaciones tienen esa naturaleza, no son reales, creemos que no podemos hacer muchas cosas y por eso nunca las intentamos, escuchamos a gente que nos dice que no podemos hacer algo y lo aceptamos sin cuestionarlo ni intentar hacerlo por nuestra cuenta. César también nos dijo: “cuando llegué a Bolivia me topé con mucha gente que me dice, César no podemos hacer esto, eso nunca se hizo en Bolivia, o me dicen, la gente en Bolivia no es así. No son más que excusas, yo nunca acepto que me digan que las cosas son de alguna forma determinada”.